¿Por qué mis acciones de marketing de contenidos no dan resultados?

El marketing de contenidos ha llegado y lo ha hecho para quedarse. ¿Por qué? Porque es una forma de que la gente acuda a ti, te conozca y sepa qué haces. Es decir, es un tipo de acción publicitaria no invasiva, que es precisamente lo que la gente repudiaba.

Ahora la marca no entra en la vida del que puede ser su futuro cliente, sino que es éste último quien le busca por la información que le facilita. Una persona necesita conocer algún dato sobre un tema concreto y tú se lo proporcionas.

El marketing de contenidos respeta la autonomía y privacidad de las personas, y se gana la confianza y credibilidad de las mismas a través de la información que les proporcionas; situando a la empresa en una posición de autoridad en ese ámbito. Ello motiva a esos potenciales clientes a inscribirse en sus principales canales de comunicación y, basándose en ese contacto, la empresa debe llegar al punto de venderle sus servicios y/o producto.

La pregunta que todo el mundo se hace es ‘¿cuándo comenzará a dar resultados mis acciones de marketing de contenidos?’. Y la respuesta no podría ser más difusa. ‘Depende’ podría ser lo más acertado. Y es que, en la efectividad de nuestras acciones influye tanto el tipo de empresa como los contenidos que realice. Como pasa, casi siempre, en el mundo del marketing nadie puede saber con exactitud cuándo van a llegar los resultados.

¿Qué podría anticipar o retrasar la llegada de esos resultados?

Ahí va una pequeña lista:

  • Presupuesto del que dispongas
  • Objetivos que te plantees (los habrán a corto, medio y largo plazo)
  • Competencia que tengas
  • Promoción y calidad del contenido

En base a estos cuatro pilares debe girar nuestra estrategia a la hora de planificar las acciones respecto al marketing de contenidos.

El presupuesto es algo fundamental a la hora de obtener resultados. No siempre se tiene que cumplir, pero cuanto más presupuesto tengas, y mejor lo utilices, es más factible alcanzar a más audiencia. Otra cosa a tener en cuenta es que los resultados deben ser realistas. Por ello, hay que establecer objetivos con una periodicidad acorde a nuestros recursos y acciones.

También hay que tener claro que la competencia que tengamos es muy importante. Cuanto más y mayores sean nuestros competidores más complejo será fidelizar clientes. Y, por último, la promoción y, sobre todo, la calidad del contenido es algo que marcará realmente la diferencia.

Trabaja y cuida tu contenido al máximo para que sea lo más llamativo y útil posible para las personas alcanzadas. El tiempo se encargará de premiarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.