SUCUMBIR A LA TENTACIÓN NUNCA FUE TAN RENTABLE

¿PONDRÍAS EN RIESGO TU RELACIÓN DE PAREJA POR UN FUTURO COMO INFLUENCER?

Descubre Binfluencer

Binfluencer, empresa que desde 2016 apuesta por la inteligencia artificial, convirtiéndose en una referencia del branded content gracias a la creación del primer software all-in-one para las colaboraciones esponsorizadas, analiza el impacto del reality televisivo ‘La Isla de las Tentaciones’ en el entorno digital. El programa de Mediaset se presenta con el objetivo principal de que 5 parejas pongan a prueba su relación sentimental por separado, conviviendo con sus respectivas tentaciones (seleccionados por afinidad) durante un mes en una villa de lujo en la República Dominicana. La idea del reality puede llegar a ser polémica, pero lo cierto es que todo el mundo cuando oye ‘Estefanía’ sabe a lo que se está haciendo referencia. Es un negocio tan llamativo, como polémico y que, sin duda, se mueve en esa estrecha línea de la moralidad.

Por mucho que los espectadores crean que detrás de este formato existe una respuesta económica de gran valor, las parejas seleccionadas no se hacen de oro en la isla. La realidad es que cobran alrededor de mil euros al mes, una cifra en la media salarial de nuestro país, y no demasiado alta para el nivel de exposición personal que supone y en comparación con otros realities de la casa. Por tanto, ¿qué impulsa a una pareja a decidir formar parte del programa? ¿Buscan enfrentarse a una prueba de fuego en su relación por esas cantidades o por el contrario fama y reconocimiento tras el programa?

Según la data de Binfluencer, la aparición televisiva de los concursantes provoca un crecimiento en sus estadísticas de seguidores, likes y, entre 25 y 100 veces superior a la media de crecimiento que tiene el influencer medio. Ésta se ve más marcada todavía entre gala y gala. Un incremento exponencial que, sin duda, es una causa importante para concursar.

Una concursante como Melodie Peñalver (@melodiepe), ha pasado de ser un perfil “desconocido” a  convertirse en uno de gran influencia, contando más de 602,5 K seguidores en cuestión de horas. Gracias a esta acelerada popularidad, y según los algoritmos de inteligencia artificial de Binfluencer, se calcula que puede llegar a cobrar hasta una cantidad media de 1.931€ por cada post publicitario que realice a través de su perfil de Instagram.

Del mismo modo, el caso de Melyssa Pinto (@melyssapiinto) que, a diferencia de Melodie, era un perfil conocido en las redes sociales y en la televisión ya antes de su paso por la isla, se ha visto beneficiado al incrementar exponencialmente sus seguidores hasta 883,9 K, gracias al renombre y popularidad adquirida tras su paso por el reality, como bien se aprecia en el gráfico. ¿En qué se traduce este hecho? Melyssa puede llegar a cobrar una cantidad media de 3.100 euros por post y 800 por story. Toda esta información la obtenemos en nuestra empresa Binfluencer gracias a herramientas tecnológicas de machine learning que permiten realizar estos gráficos, estudios y análisis al igual que hacer una estimación del precio por post o story que cobran los influencers en función de más de 20 variables que incluyen, entre otras, la evolución de sus seguidores o el engagement rate.

 

No obstante, ¿qué les depara tras estos meses de emociones, seguidores y fama?

Basándonos en datos de concursantes representativos de la edición anterior, encontramos dos casos totalmente opuestos. Por un lado, Susana Molina (@susana_bicho90), una concursante que, tras su paso por la Isla, ha cuidado su imagen y contenido; participando en numerosas colaboraciones con marcas y otros influencers del sector. Como resultado ha logrado consolidarse en el mundo de las redes sociales, marcando tendencia con su contenido y colaborando con numerosas marcas. Susana cuenta actualmente con un total de 988.5k seguidores y, según la estimación y data de Binfluencer, un precio medio por post de hasta 4,247 € y de 1,104.22 € por story, convirtiéndose en la concursante, cuya labor como creadora de contenido, tiene el precio más elevado de la edición anterior.

Por el contrario, Gonzalo Montoya (@gonzalomontoya9), su antigua pareja y perfil con bastante relevancia en la edición anterior, disminuyó notoriamente sus seguidores, meses después de estrenarse el programa; pasando de 509,5 K seguidores en junio de 2020 a 476 k en agosto. Sin embargo, con el inicio de esta nueva edición, ha conseguido captar algunos espectadores, comentando y criticando a los actuales concursantes a través de “stories”, y ha logrado aumentar su follower mass hasta los 487 K en esta segunda edición, como bien podemos observar en la gráfica creada por Binfluencer. Además, cobra una cantidad de 2,147 € por post y 558.22 € por story.

Por tanto, tras haber analizado toda la información y teniendo presente que solo una de las relaciones que entró en la Isla sigue en pie, ¿habrá realmente segundas intenciones por parte de los participantes a la hora de entrar? ¿Entrarán siendo conscientes de que su relación está rota y acabada, para lanzarse como influencers?

Lo cierto es que el marketing de influencia está muy presente hoy en día y es una realidad que la manera más eficiente de llegar al consumidor actual es a través de los influencers, quienes gracias a su amplia familia de seguidores son capaces de provocar la futura compra de un producto. En Binfluencer, nuestra tecnología avanzada y las más de 180 campañas realizadas en 25 países, nos avalan para darte un servicio adecuado y obtener los resultados deseados.

Estamos abiertos a escucharte: https://binfluencer.io/.